El comentario sobre la música de cine

|


14.- Qué nos hace diferentes de otras páginas de música de cine

Cuando iniciamos este proyecto teníamos muy claro cual debía ser el objetivo; Compartir nuestra admiración por la música de cine. Por lo que había que ser muy escrupuloso a la hora de seleccionar y enfocar la información. Muchas de las webs que hay en la red abordan este tema desde otras perspectivas.

Nosotros queríamos centrarnos en la 'musica' en su sentido más puro ofreciendo una visión histórica en formato libro como si se tratara de una 'enciclopedia'. Y desde un principio tuvimos muy presente que no deberíamos excluir ningún apartado u elemento de la música de cine. Por lo tanto hablaríamos del score (música incidental; la melodía instrumental), los musicales como género, y las canciones que forman parte del film.

Esto se hace mas necesario teniendo en cuenta que la mayoría de los portales que se dedican a las bandas sonoras excluyen de forma premeditada los musicales y canciones insinuando en muchos casos que lo que 'verdaderamente' debe considerarse como banda sonora son el score o música. Sin entrar mucho en este debate estéril, cargado de prejuicio e ignorancia BandasSonorasDeCine dedica una parte muy importante al musical y la canción, sus compositores, letristas e intérpretes. Incluso  aquellos casos donde el intérprete de la canción (generalmente un artista conocido) era doblado en las canciones que interpretaba.

Es verdad que es muy difícil y laborioso recopilar información de los musicales, las canciones, autores, artistas y demás elementos que conforman este género. Por ejemplo, canciones que se hicieron famosas o conocidas ya habían sido compuestas e interpretadas muchos años antes y en muchos casos en el mundo de Broadway. En este portal veréis distintos ejemplos. Nosotros le hemos dedicado muchísimo tiempo a conseguir, ordenar y plasmar la documentación de forma lógica, coherente y atractiva.

La música es arte en su esencia más pura, más allá de todo el envoltorio comercial y económico que mueve el cine. Hay que reconocer que el cine es una industria. Pero cuando analices con detenimiento este portal comprenderás que, más allá de la finalidad de 'vender', hacer una banda sonora para una película requiere un ingente trabajo artístico y profesional. Sin olvidar la parte creativa, la 'inspiración' de un 'genio' de la música que, a mi juicio, le separa un abismo de lo que hoy se considera la música comercial de usar y tirar (que es la mayoría de la que hoy se produce en el panorama musical, especialmente de las canciones 'modernas').

Siguiendo un orden lógico y coherente comenzamos hablando de los compositores, aquellos que trabajan con el, orquestadores, directores etc. La música de cine a través de la historia, por décadas y años hasta llegar a nuestros días. Los distintos géneros incluyendo la música para el género de animación, como es el caso de Disney. Los premios y demás elementos que forman parte del mundo de las bandas sonoras de cine.

Con el desarrollo de las tecnologías de la información es posible acceder a contenidos que antes eran imposibles. Por ejemplo, hoy podemos acceder a los inicios de la música de cine, conocer más a fondo todo lo que la rodea, escuchar partituras que, en otros tiempos hubiera sido casi imposible, etc.

Por otro lado, cuando Internet irrumpió en la sociedad actual creaba contenido que solo informaban, pero no podían interactuar. Era una la web plana. Hoy podemos partiticar, ver y escuchar. lo que le da el verdadero sentido a un portal de estas características.

La gente quiere palpar, sentir, y esto, en la música, y especialmente en las bandas sonoras, solo se consigue accediendo a esta de este modo.

Nos sentimos plenamente satisfechos del trabajo efectuado y su crecimiento hasta la fecha convirtiendo esta web; BandasSonorasDeCine en uno de los portales referentes de la música de cine en el mundo en lengua castellana.

Seguimos implementando este portal, sin parar de crear nuevos contenidos y trabajar en aquellos que ya están en marcha. Actualmente BandasSonorasDeCine tiene unas 1400 páginas, lo que permite tener una idea del alcance que esta tiene.

Somo aficionados y desearíamos poder dedicar más tiempo a este hobby, pero no vivmos de ello (al contrario) y por eso a veces no avanzamos todo lo rápido que desearíamos.
Agradecemos sinceramente todo el apoyo recibido por parte de los aficionados cuya participación en esto es fundamental. Uno hace cosas como estas para compartirlas. Sin ello el objetivo perdería mucho de su sentido.

Aprovechamos esta oportunidad para animaros a seguir escuchando y creciendo en el amor por la música, y en especial por la música de cine.

Atentamente, Joan

Responsable de contenidos



13.- Cómo creo una nueva página o sección


La creación de una página conlleva mucho tiempo y cariño, especialmente cuando hay que investigar en diversas fuentes de información, lo que implica leer, escuchar y tener muy claro el objetivo que el tema persigue y cómo desarrollarlo para que sea lo más aséptico posible, sin perder un ápice de interés y atractivo para el aficionado a la música de cine.

Explicaré este asunto poniendo un ejemplo reciente de una página nueva de este portal; ‘El spaghetti western y las bandas sonoras’.

Cuando pensé en ‘construir’ esta sección tenía muy claro que debía estar a la altura de su propósito, es decir, debía ser lo más completa posible desde todos los puntos de vista; los compositores, las bandas sonoras y el marco en que este se desarrolló.

Por lo tanto, lo primero que hice fue buscar y recopilar toda la información posible sobre el género del spaghetti western; Películas, compositores, bandas sonoras, etc. De modo que me puse a indagar sobre el mayor número posible de compositores que tuvieron cierta relevancia en el género. Eso incluía averiguar las películas más significativas que se hicieron y quienes fueron los compositores de sus bandas sonoras.

Una web que me gustaría destacar y que me ayudó a conseguir esto fue;

Una vez sabía qué películas habían destacado debía conocer sus compositores y crear una lista de ellos. He procurado reunir una cantidad considerable de ellos sin pasar por alto, al menos los más representativos, y espero haberlo conseguido. Otras veces en cambio, era al revés. Después de ‘encontrar o descubrir’ un nuevo compositor de este género, debía buscar una banda sonora de este que debiera comentar.

Cuando ya has averiguado las películas y los compositores que deben estar en la página se trata de recoger información de la música, los carteles, etc.

Una inquietud que siempre tengo cuando hago estos trabajos es no omitir o pasar por alto aquello que debería estar presente o que es importante mencionar. Sé que a veces no lo consigo, pero no cejo en el intento. Era importante no descuidar ningún año, es decir, que hubiera mención de alguna banda sonora desde que comienzo con la primera referencia de 1964, hasta la última de 1978. Espero no haberme olvidado de ninguna banda sonora importante, sería para mi imperdonable.

El problema con el que uno se topa al hacer esta web, es encontrar la música, que es en definitiva, la protagonista de todo y el motivo de la web. Las personas quieren leer, quieren conocer y quieren ver, pero sobre todo, cuando se habla de música, y en este caso de música de cine, lo que uno quiere es escuchar y disfrutar. No existe otra manera de entender el mundo de la música de cine si no se escucha y ‘saborea’, ‘huele’, ‘palpa’ y ‘toca’ la música con sus oídos y corazón.

A veces es posible y otras no, aunque la era digital, y la red han abierto un mundo de posibilidades que hasta no hace mucho hubieran sido imposibles.

Y bueno, cuando ya has seleccionado la información, la has procesado y colocado en su sitio solo es cuestión de empezar a montar el ‘puzle’.

Otro trabajo de ‘chinos’ es seleccionar una pista de audio de cada banda sonora que he escogido que sirva de representación de esta. Como no es posible subir toda la pista a ‘la nube’, debo editar esta para que dure aproximadamente entre 1 y 2 minutos. Y así con todas las pistas que se van a poder escuchar en la página. Finalmente, una vez editadas y subidas a ‘Dropbox’ hay que crear los enlaces con la página.

Una de las ventajas que ofrece una web de música de cine sobre un libro del mismo género es que siempre puedes añadir, incorporar y actualizar una información. Puedes ir desarrollando poco a poco, incorporando nuevos compositores, nuevas bandas sonoras y nuevos audios, así como nuevos carteles. Por lo que una web siempre está vida y rica en matices.

Una sección puede contener, además de la información escrita, audio, vídeo e imagen, así como enlaces externos.

Tal como he 'construido' la web se puede ir añadiendo de forma escalada, lo que significa que, una vez creada la página, iré añadiendo más información, más audios etc. Me gustaría profundizar en algunas secciones como; 'Las bandas sonoras a través de las décadas', por años o profundizar en los compositores y sus bandas sonoras.

Y bueno, seguro que algo se me olvida, pero en esencia este es el trabajo de hacer una página de las casi 800 que tiene este portal. Pero es un placer, un deleite y un motivo de satisfacción cuando ves que otros lo disfrutan.


12.- Un buen musical

Recientemente vi el film 'Sweeney Todd'. Dicho musical me hizo pensar sobre qué hace que un musical brille y destaque para convertirse en una película inolvidable.

Y empecé a pensar en otros musicales que había visto y... me puse a comparar. Ya se que es peligroso y que a veces no es acertado, pero la tentación era muy grande y debo reconocer que me ayudó, porque te permite calibrar en su justa medida aquello que pretendes analizar en un marco amplio como son los musicales. ¿Cómo puedes saber si algo es bueno o no, caro o barato, si no lo comparas con otros productos que persiguen la misma finalidad, el mismo objetivo?

Bueno, pues, comencé con mi 'experimento' y a continuación os paso a describir mis conclusiones.

Un buen musical tiene una gran historia que contar. Pienso en 'Los miserables', 'El fantasma de la ópera', 'West side story', 'Jesucristo Superstar', etc. La verdad es que la historia de 'Sweeney Todd' en principio parece interesante; Un hombre que lo ha perdido todo y que se tiene que enfrentar a un poder corrupto en una sociedad domesticada. De hecho el musical 'Sweeney Todd' fue estrenado en Broadway en 1979.

Un buen musical debe tener personajes que sean atractivos. En el film; 'Sonrisas y lágrimas' todos los personajes eran encantadores. En 'Los miserables', el protagonista nos engancha, pero hasta el propio 'Guardia de la presión' lo consigue. Lucha por aquello que cree que es 'correcto'. Aunque deforma la justicia, persigue el cumplimiento de la ley con todas sus consecuencias. En 'El fantasma de la ópera', el personaje principal nos embauca desde el mismo principio. Pero los personajes de 'Sweeney Todd' me parecieron miserables, mezquinos, tenebrosos y hasta diría que viles. ninguno de ellos era cautivador.

Un buen musical debe tener algo fundamental; Las voces que interpretan las canciones deben 'enamorar'. Y me acordaba de la voz de los intérpretes de 'Jesucristo Superstar', ¡Maravillosas! ¿Y qué puedo decir de 'Los miserables'? Aun sin ser profesionales de la música hicieron algo extraordinario; grabar en directo las canciones mientras estaban interpretando el papel. ¡Todo un desafío! Pero el resultado fue maravilloso. Miro más atrás y no recuerdo un gran musical que no brillaran las voces. A continuación podéis encontrar una relación de los musicales más importantes de la historia del cine; Pincha aquí. En el musical 'Sweeney Todd' debo admitir que ninguna voz 'me enamora'. Es una lástima que la mejor canción del musical la interprete un niño; "Not While I'm Around".

Un buen musical debe tener canciones que podamos recordar y tararear. Que queden en nuestro oído como un recuerdo imborrable. De nuevo me puse a recordar otros musicales como 'Un americano en París', 'Cantando bajo la lluvia', o más recientemente 'Moulin Rouge', 'Evita' o 'Yentl'. En todos ellos y otros muchos  hay canciones imborrables. El musical 'Sweeney Todd' no consiguió este efecto en mi, excepto un precioso tema cantado al final de la película por un niño; "Not While I'm Around". Aunque se dice que es muy difícil superar la versión original de una canción, Barbra Streisand lo consigue y con creces.

En fin, no pretendo desalentar a aquellos que no hayan visto el musical susodicho. Al contrario, un buen amante de la música de cine, y por ende de los musicales, debe tener su propio criterio y sus propias sensaciones. Al menos, eso pienso yo.

11.- ¡Gracias, Bill gates!

Me imagino que el título; Gracias Bill Gates puede sonar extraño en un portal dedicado a la música de cine, pero cuando terminéis de leer este comentario comprenderéis el motivo.

La idea de los años 80 de conseguir que en cada casa hubiera un ordenador permitió a las personas 'comunes' y sin grandes estudios disponer de una tecnología que a la postre les abriría la puerta del conocimiento y la información que se pondría al alcance de todo el mundo, sobre todo con la irrupción de Internet.

De modo que el conocimiento ya no estaría solo en manos de 'expertos' o 'sibaritas' que darían clases 'magistrales' de su sapiencia a través de revistas especializadas, programas de radio u otros medios de comunicación. La tecnología llamando a la puerta de cada hogar pondría a nuestro alcance un maravilloso mundo de conocimiento. Será por eso que los críticos de cine y de otros ámbitos van desapareciendo o ya no tienen la influencia de 'antaño'. Hoy todo el mundo tiene acceso al 'trailer' en el mismo momento de su presentación. Casi 'antes' de su publicación ya hemos podido escuchar la banda sonora. Y tenemos todas las imágenes y carteles del film y cómo se ha realizado. ¡Y sin movernos de casa! Seguimos valorando las opiniones de personas que aman y dedican tiempo al arte del cine y su música, pero ya no estamos en sus manos 'protectoras' que nos 'guían' para no perdernos.

La gran diferencia que todo esto ha producido es que ahora cada persona puede tener un criterio propio, porque tiene acceso a la información, como en este caso es la música de cine. Puede escuchar y disfrutar de la música de cine en su propio equipo musical, y puede hacer algo maravilloso; compartir con los demás su afición.

Podemos conocer y escuchar partituras que si no hubiera sido por la tecnología sería imposible, a no ser que fuéramos coleccionistas millonarios con posibilidades de conseguir bandas sonoras de épocas o lugares difíciles de llegar. Cuando comencé a coleccionar bandas sonoras debía ir a tiendas especializadas o pedirlas fuera del país, asumiendo el coste que eso suponía. Mi ejemplo es muy típico de un aficionado que nunca se hubiera imaginado compartir su amor por la música de cine con personas de muchos lugares del mundo. Y no soy nadie especial, solo un padre de familia con muchas responsabilidades pero que siente un aprecio profundo por la música, le dedica tiempo y esfuerzo y ahora lo comparte con los demás, como es en este caso con el portal;

www.bandassonorasdecine.com

Aprecio y respeto todas las opiniones de los demás. Y disfruto aprendiendo de todos los que, como yo, son aficionados a la música de cine. El último fenómeno tecnológico han sido las redes sociales, el blog y otras plataformas que han añadido un carácter todavía más al concepto de compartir con los demás y enriquecerse de o que otros saben y uno desconocía. En mi caso he creado un facebook donde los aficionados hablamos de aquello que nos gusta y compartimos lo que sabemos.

https://www.facebook.com/BandasSonorasDeCine

Por eso digo que; ¡Gracias Bill Gates! Y otros que, como el, han hecho posible que las personas de 'a pie' tengamos acceso a un mundo maravilloso de conocimiento y oportunidades, que de no ser así, yo no podría escribir este comentario ni tener este portal de música de cine ni compartir con las personas mi afición a la música de cine. Ya se que todo siempre tiene un lado negativo.  Pero no me toca a mi ahora ni en este lugar hablar de ello. De nuevo, gracias.


10.- El artista

Con mucha frecuencia escucho la palabra artista, ya sea en la TV u otros medios. Es más, muchas personas del mundo del espectáculo, la música, el cine, etc. se definen ellas mismas como artistas: 'Nosotros, los artistas...'

Relacionado con el 'mundo' que nos atañe: la música de cine (ya sean musicales, melodías, canciones, etc.) no es una excepción.

Sinembargo, creo que la palabra artista no es lo que muchos piensan que es cuando la utilizan. Esto estaría en armonía con la idea de que el concepto del arte ha sido 'adulterado', por lo que hoy se considera arte lo que unas décadas atrás se le hubiera llamado de cualquier forma menos eso. Por eso una considerable cantidad de personas reconocen que los 'grandes artistas' o genios del arte en materias como la pintura, la literatura, la música etc. no predominan en esta generación que estamos viviendo. Osea, que hoy es difícil encontrar un Velázquez, un Beethoven o un Cervantes.

Pero, creo que antes de seguir debería hacer una definición del 'artista', tal como yo lo veo, y no hay mejor forma de hacerlo que buscar su significado. El resultado a sido el siguiente:

Artista:
Persona que hace alguna cosa con suma perfección.
Una disposición especialmente sensible frente al mundo que lo rodea, lo que lo lleva a producir obras de arte. El artista desarrolla tanto su creatividad como la capacidad de comunicar lo sentido, mediante el buen uso del talento como de la técnica. Se llama artista a aquella persona que es capaz, mediante el arte, de evocar sentimientos en aquellos que contemplan su obra.

Claro, si el artista produce arte, ¿Qué es el arte?

Arte:
Se suele considerar al arte como una actividad creadora del ser humano, por la cual produce una serie de obras que son singulares, y cuya finalidad es principalmente alimentar la mente y el corazón.

Después de estas definiciones me reafirmo en que se utiliza con demasiada ligereza la palabra artista. Donde quiero llegar es que a medida que ha ido transcurriendo el tiempo me doy más cuenta, valoro más la grandeza artística, y con letras mayúsculas, de artistas como John Williams, Ennio Morricone y otros más, en el campo de las composiciones. O en el terreno de las interpretaciones profundiza mi aprecio por artistas como Fred Astaire, Gene Kelly o Barbra Streisand, por citar solo algunos ejemplos.

Solo cuando comparas, contrastas, te das mas cuenta de la belleza y el esplendor que rezuma de los trabajos de estos y otros artistas de este nivel.

Ya comprendo que no todos pueden ser un Max Steiner, o una Judy Garland. Lo comprendo muy bien. Hay artistas con niveles distintos de grandeza y repercusión. A mi juicio, la mayoría de compositores que son capaces de 'decir', de expresar sentimientos y conmover el corazón, son artistas. De la misma forma podría decirse de artistas de la pantalla que interpretan un musical o una canción.

Por eso hay artistas... y hay artistas que son genios. El genio es aquel que es capaz de sobrepasar las fronteras de su esfera de influencia trascendiendo en el tiempo y la historia. Y por lo tanto se convierte en una leyenda.

Es por todo esto que creo que hoy es muy difícil encontrar 'verdaderos' artistas en el mundo de la música, la composición o interpretación musical. Un artistas no destaca por su peinado llamativo, su 'piercing' o su 'tipito'. No son sus movimientos insinuantes, el color de sus ojos o su popularidad en las revistas' del corazón, lo que le definen como artista.

Cada vez estoy más convencido que actualmente es en el mundo de la música de cine donde se puede encontrar el verdadero arte musical y fuera de este solo hay excepciones.


09.- Los Miserables siguen siendo miserables

Me resulta difícil de entender que la mejor música de cine del 2012 y uno de los mejores musicales de la historia del cine no haya conseguido un Oscar en los apartados dedicados a este fin.

Intento buscar razones y no las encuentro, es posible que sea un tema de ignorancia musical, o quizás sea que además de la parte artística, existan otros factores que influyan en la decisión.

Soy consciente de que la gala de los Oscar es una fiesta, un glamour, un escaparate para el mundo del cine americano. Y que toda apreciación puramente artística puede resultar difícil de compaginar con el mundo del marketing que hay detrás de la industria del cine. En todo caso me ha sorprendido que la Banda sonora; Los Miserables, que compuso en 1985 Claude-Michel Schönberg no haya sido premiada.

Es cierto que el apartado del Oscar a la mejor 'Adaptación musical', que premiaba más a los musicales ya no se otorga. Pero si entonces no tenía opciones porque Los miserables es un musical, ¿Por qué fue nominada a la mejor canción? Y, por otro lado, ¿Cómo se puede nominar un musical en la sección de mejor canción? ¿Cómo pretende competir una canción Bond, con todo respeto a la bella canción de Skyfall, con todas las canciones de Los Miserables, y en especial con la canción que estaba nominada; Suddenly?

Han premiado la interpretación de sus actores principales, pero no les ha parecido oportuno premiar lo más importante de la película; La música.



08.- De dónde venimos y hacia dónde vamos



Si alguien me hubiera dicho hace unos años que "bandassonorasdecine" llegaría a convertirse en un referente de la música de cine me habría parecido impensable.

Desde que en enero del 2009 comenzara la andadura' oficial' he aprendido mucho y he disfrutado todavía más. Y espero que los aficionados que siguen este portal les ocurra lo mismo.

El proyecto inicial comenzó a gestarse a finales de los años 90. Había escrito un libro de música de cine, pero su dimensión, coste y tamaño hizo que las editoriales lo descartaran, aun cuando les parecía una extraordinaria obra. Había que aprovechar toda aquella fuente de información y canalizarla de alguna forma. Se debía buscar algún medio que permitiera hacer llegar a otros el conocimiento acumulado de años de afición y aprendizaje.

Para aquel entonces estaba comenzando a extenderse una nueva plataforma para compartir conocimiento; El blog. Más tarde Google adquirió la herramienta Blogger. Me pareció una plataforma perfecta para realizar un proyecto; hacer una enciclopedia multimedia de música de cine. El objetivo era claro; poder leer, ver y escuchar. Por este motivo "bandassonorasdecine" está estructurado en forma de libro.

En este momento el portal tiene cerca de 700 páginas y miles de imágenes, audios y vídeos. La estructura ya ha sido creada y a partir de ahora se trata de enriquecer sus contenidos y ahondar más en cada página creada.

Un reto importante será profundizar en cada década de la historia de las bandas sonoras, y profundizar en cada año.

Espero seguir contando con el apoyo de los aficionados a la música de cine y su ánimo y sus sugerencias permitirá que 'bandassonorasdecine' siga siendo un lugar de encuentro para compartir y disfrutar de este maravilloso arte que es la música de cine.
Gracias, Joan


07.- Por qué no 'calificamos' las bandas sonoras

En la sociedad moderna se ha convertido en habitual calificar las cosas en función de ciertos criterios que a veces son acertados y otras no, pero que están hechos para influir en la gente. Se califican los hoteles según las estrellas, los restaurantes, los futbolistas, según el partido que han jugado y hasta la comida si es un producto extra, de primera etc.

En muchas webs se ha creado la costumbre de 'dar una nota' a los trabajos artísticos, a veces del 1 al 10, otras; bueno, malo, regular, etc. ¿Porqué bandassonorasdecine nunca lo ha hecho, ni lo hará?

Generalmente, los que entienden, los que conocen el alcance de una profesión o de un arte, que es algo todavía mucho más difícil (todos podemos tener una profesión pero muy pocos son artistas, y los compositores de BSO son artistas), no suelen emitir juicios de valor de sus compañeros de profesión o de otros artistas. Saben muy bien lo que es crear una partitura con una melodía, cien instrumentos (cuando es orquestal) y un coro nutrido de voces. Tienen las manos 'peladas' de escribir partituras, tocar un piano o dirigir una orquesta. No se atreven a 'calificar' o 'aleccionar' sobre si una BSO debe o no debe ser así.

Pero este 'talante' se pone de manifiesto en muchas facetas de la vida como profesiones, trabajos etc. Un informático no suele hablar de otros compañeros de profesión. Un profesional de fútbol no lo hace de otro jugador etc.

Por esta y otras razones no nos damos prerrogativas para 'calificar las BSO. Cada 'entendido' tendrá sus valoraciones y podrá creer que una BSO debería ser así o de otra manera. Pero ¡Válgame Dios decirles a los demás que una BSO merece un 10 y otra tal vez le pongamos un 4!

Un director de cine establece un criterio que le lleva a escoger cierto compositor porque cree que su música aportará lo que el busca para su película. Es cierto que en ocasiones algunas BSO son rechazadas por los directores, pero sus criterios nada tienen que ver con el punto de vista de los que les gusta 'calificar' los trabajos de los compositores. Es más, muchas veces estas mismas personas no se han mostrado de acuerdo con la decisión del director.

Hoy vivimos en la era del conocimiento. Bandassonorasdecine seguirá compartiendo su afición por este maravilloso arte que es la música de cine, y lo seguirá haciendo con toda humildad dejando que sean los propios aficionados quienes hagan sus propias 'calificaciones'.

Sobre los 'críticos' de BSO hemos escrito nuestro comentario que puedes leer en el punto número


06.- ¿Por qué la música de cine es tan especial?

Sencillamente porque combina la imagen con el sonido. La música de cine nos permite disfrutar de los dos sentidos más relacionados con el arte;


  • El oído
  • La vista


Desde principios de los años 90 del siglo XX, el mundo del marketing, consciente de ello, ha explotado esta combinación que se puede visualizar de una forma muy evidente en la publicidad.

En el terreno musical, las compañías discográficas, sabedoras de ello, han promocionado la música 'moderna' a través de 'vídeo-clips', que si bien, musicalmente dejan mucho que desear sus canciones, el montaje de las imágenes disfrazan la 'melodía' convirtiendo el arte en un producto de consumo más del mercado, un producto de usar y tirar.

Volviendo al tema, cuando a principios de los años 30 del siglo XX el cine 'mudo' da paso al cine sonoro las productoras eran reticentes a acompañar las películas con BSO. Tenían 'miedo' que esta oscureciera o 'tapara' la interpretación y los diálogos de sus actores. Pero muy pronto se dieron cuenta de todo lo contrario. La música se convirtió en un elemento fundamental del cine.

Los compositores de entonces, con un perfil marcadamente clásico, sucesores de los grandes de la música clásica, imprimían mucho carácter y majestuosidad a sus partituras. Aquello realzaba el film y esto permitió que el cine se convirtiera en un elemento fundamental de la sociedad, pasando a ser uno de los entretenimientos más importantes.

A lo largo de los años, los compositores, conscientes de ello, han 'jugado' con las emociones del espectador dando realce a las escenas más emocionales. Cuando se ven grandes paisajes, cuando la película llega a su clímax cuando se contempla una tragedia, o cuando hay una escena cómica, la música se adapta como un guante realzando o dando el énfasis necesario. La música de cine se puede 'ver' a través de las escenas, se puede contemplar, se siente, se saborea. La música de cine se visualiza con las imágenes del film.

Siempre recomendamos hacer una prueba, ¿Qué pasaría si viéramos nuestra película favorita sin escuchar su música? ¿Qué creéis que sucedería?

Apreciemos los sentidos que Dios nos ha dado y disfrutemos de escuchar y ver la música de cine.


05.- Los premios Oscar

A lo largo de la historia de la música de cine, muchas BSO han quedado como un referente, por su calidad artística y musical. Obras que nunca serán olvidadas, como;


  • Lo que el viento se llevó
  • Memorias de África
  • La misión
  • La guerra de las galaxias
  • Braveheart
  • Titanic
  • Cantando bajo la lluvia
  • West side story
  • El álamo
  • Ben-Hur
  • El padrino


Y un sinfín de hermosas BSO.

Otras, en cambio, han quedado en el olvido, y solo los coleccionistas de música de cine u otros dedicados a este menester están al día con dichos trabajos. Es verdad que esto ocurre en todos los rasgos de la vida. Y no es menos cierto que, lo que para unos puede ser maravilloso, para otros simplemente es mediocre.

Con relación a los premios Oscar se le ha dado una prominencia especial, en el terreno de las BSO, porque sin duda es la celebración de galardones más importante que se celebra anualmente. No existe un evento de mayor relevancia que los premios Oscar. Pero no es un termómetro real de las composiciones que se han realizado a lo largo del año.

La historia de las nominaciones al Oscar está llena de casos de grandiosas BSO que no ganaron el Oscar, aun cuando eran merecedoras, y otras ni siquiera fueron nominadas.

Algunos ejemplos de BSO que no fueron nominadas las tenemos en;

1956
Los 10 mandamientos
Elmer Bernstein

1960
Psicosis
Bernard Herrmann

1969
Once upon a time in the west
Ennio Morricone

1982
Conan el bárbaro
Basil Poledouris

1992
El último Mohicano
Trevor Jones - Randy Edelman

Y un largo etc. de

De la misma forma que compositores desconocidos y con un trabajo ´normalito´ ganaron un Oscar que a los dos meses nadie recuerda. Algunos de los mejores compositores de la historia;


  • Ennio Morricone, uno de los más grandes de la historia, solo tiene un Oscar honorífico.
  • Basil Poledouris no tiene ningún Oscar.
  • James Newton Howard no tiene ningún Oscar
  • Jerry Goldsmith solo obtuvo un Oscar
  • Michael Kamen no obtuvo ningún Oscar
  • Randy Edelman nunca ha sido nominado
  • Thomas Newman nunca ha ganado un Oscar.


Es verdad que los premios se conceden por los trabajos realizados en un periodo determinado por lo que en función de las candidaturas así se premia (aunque hay composiciones de 'mayor' calidad que se pasan por alto). Y también es cierto que hubo épocas cuando la calidad de las BSO era de tal nivel que era imposible nominar a todas ellas.

En los últimos años, la música, al igual que las películas, han descendido en calidad, incluso las nominaciones a la mejor canción (y este año 2012 hemos tenido un claro ejemplo).

Parece que todo arte está perdiendo fuerza y la música de cine, no es una excepción. Pero la historia de las BSO es tan grande y maravillosa que nos puede seguir enriqueciendo y 'deleitando' nuestro corazón.


04.- El compositor más influyente de la historia

Resulta tentador y ciertamente temerario decir quien ha sido el compositor más grande de la historia. Decimos grande, no mejor, porque esto último es completamente subjetivo y está supeditado a cuestiones culturales, de gustos o puntos de vista. Además, a lo largo de la historia de las BSO, han cambiado los estilos, las formas de trabajar, las tecnologías e incluso las posibilidades. Habría que ver cómo desarrollaría su partitura cada compositor para una misma película, y aun así el profesional aportaría su propia visión, su propio matiz a la historia del film.

Haciendo una mirada en retrospectiva ha habido compositores que han dejado huella para siempre. Por ejemplo, Alfred Newman y Max Steiner. Sus composiciones son un referente de las BSO y han marcado generaciones de amantes del cine y de su música. Todos recordamos trabajos como Lo que el viento se llevó, Casablanca, La Conquista del oeste La historia más grande jamás contada, etc.

Otros ejemplos que podríamos destacar serían Miklós Rózsa con una de las BSO más grandes y hermosas de todos los tiempos; Ben-Hur o Dimitri Tiomkin y el film El Álamo, Solo ante el peligro etc.

Más cercano a nuestros tiempos podríamos reseñar a Ennio Morricone y sus trabajos: La Misión, Érase una vez en América… Jerry Goldsmith y Papillón, Patton…, o John Barry y Memorias de África, Bailando con lobos etc. Así como otros que siempre se recordarán por sus hermosas melodías.

Y más recientemente destacaríamos a James Horner: Braveheart, Titanic, o Hans Zimmer y Gladiator o James Newton Howard y El príncipe de las mareas etc.

Sin embargo ¿Cómo se mide la grandeza de un compositor, y cual ha tenido mayor influencia en la historia de la música de cine?

A nuestro juicio se deben buscar parámetros que permitan hacer valoraciones más generales, más globales en su conjunto cuya dimensión traspase las fronteras del mundo de las bandas sonoras.

John Williams
Jane Eyre (1970)



Si tomáramos este criterio en la música clásica destacaríamos a Bethoven y Mozart como máximos exponentes de la música clásica. Ellos tuvieron la virtud de conseguir que, además de recordarles los amantes de este género, una inmensa mayoría de personas hayan escuchado alguna vez sus obras y los conozcan, aunque a veces solo sea por su nombre y profesión.

En este sentido John Williams ha marcado la historia de la música de cine por encima de los demás. No solo por hacer la música de alguna de las películas más importantes de la historia, o por haber conseguido más premios, entre Oscar y Nominaciones, Globos de Oro Grammy u otros galardones.

En muchos casos, la banda sonora acompaña al film, es un complemento más, importante, pero un complemento. Crea ambiente, sitúa al espectador, lo sensibiliza. John Williams ha conseguido que su música sea tan importante como la película. Es imposible imaginarse La Guerra de las Galaxias, La Lista de Schindler, E.T; el extraterrestre, Salvar al soldado Ryan etc. sin la melodía que acompaña a estos trabajos. Su música hizo más grande a la película y su BSO ha traspasado las fronteras del cine y sus amantes a las Bandas sonoras. Muchas personas conocen sus melodías más allá de su afición al cine o la música de películas, incluso sin haber llegado a ver dicho film. Nadie ha llegado a tanto público y tan diverso como John Williams; niños, mayores, aficionados, profanos etc. Algunos excelentes compositores tuvieron en cierto momento su gran esplendor y luego se apagaron o su brillantez no fue similar a su mejor época. John Williams, desde sus comienzos fue creciendo y manteniendo una trayectoria homogénea que le ha hecho brillar en todo tipo de registros y en etapas muy distintas de su carrera.

En definitiva, Williams ha participado de un modo muy significativo en inmortalizar la música de cine traspasado las fronteras de los amantes de las BSO.

Ya no solo en su faceta de compositor, director de orquesta, orquestador etc. Sino en su influencia en el mundo del cine en general y de otros compositores. Por lo que a nuestro juicio John Williams ha sido el compositor de bandas sonoras más grande de la historia

1997
7 Años en el Tibet


03.- Una mirada a la crítica

Antes de nada desearíamos expresar nuestro más profundo respeto y admiración por todos aquellos que con su esfuerzo y trabajo han ayudado a conocer y valorar la música de cine. Somos conscientes que la era de la comunicación ha producido y generado borbotones de información. Hoy todo el mundo tiene acceso a libros, Internet, etc.

Mas demanda de información, más personas dedicada a ofrecer dicho conocimiento. Carreras como el periodismo generan un volumen importante de personas que se prestan a este menester.

Por ello podemos encontrar críticos de arte, de cocina, del deporte, de casi todo aquello que genere información e interés. Estamos convencidos que si la gente se aficionara a ver intervenciones en un quirófano o juicios en un tribunal, habría críticos de cirujanos y letrados.

Es llamativo que viviendo en una sociedad donde no deseamos que nadie nos diga lo que está bien o mal, lo que es bueno o malo, incluso lo que está mejor o peor necesitamos que otras personas nos digan o recomienden que música o compositor es más bueno, que entrenador de fútbol o baloncesto se ha equivocado y debería hacer otra alineación o planteamiento de juego, qué cocinero tiene más galones y un sinfín de cosas más parecidas. ¡Tenemos tanto que ‘absorber y devorar’ y tan poco tiempo!

En lo relacionado con el mundo de la música de cine ocurre algo similar. Evidentemente todas las apreciaciones son respetables. Pero, cuando alguien se atreve a juzgar por nosotros si cierto compositor es bueno o mediocre, o criticar y valorar por nosotros si una bso es de ‘calidad’ o ‘infumable’ u otros calificativos ¿No estamos dejando que otro decida por nosotros? ¿Acaso no es subjetiva cualquier valoración en el campo de la música de cine? Evidentemente que si, (a fin de cuentas hoy no es tan difícil escuchar uno mismo una bso, y sacar sus propias conclusiones. Como hemos dicho, tenemos acceso a la música, los libros, Internet etc. con relativa facilidad).

El problema radica cuando alguien tiene una postura de ‘arrogancia y altivez’ y cree que sus opiniones son cátedra, ‘palabra de Dios’. Lo más curioso es que quienes toman esta postura nunca han tocado un piano y compuesto una partitura. Nunca han dirigido una orquesta. Y si han estado en un estudio de grabación es para ‘verlo’ y escuchar lo que se hace en el. El problema es el talante, el tono de las críticas que rezuma altivez de personas que en su mayoría no son profesionales de la música.

Nos gusta mucho hacerle ‘una foto’ a cierto compositor o ciertos trabajos. Incluso le ponemos ‘un marco’. Esto pasa comúnmente, como ejemplos podemos mencionar a compositores tan importantes como James Horner o Hans Zimmer. Dejemos que cada persona forme sus propios valores, su propia opinión, en definitiva, que todos podamos escuchar y disfrutar de la música de cine sin prejuicios ni actitudes predeterminadas.

Para realizar un trabajo de estas características con propiedad se deben dar los siguientes factores:

1.- Amplio conocimiento y experiencia del tema

Es evidente que para hablar con criterio se deben conocer bien todos los factores, puntos y aspectos de la BSO o el compositor. Y tener una visión amplia que nos permite ver con juicio sano, con equilibrio lo que juzgamos.

Un ejemplo:

West side story es un trabajo del año 1961 el marco de circunstancias en aquella época en la ciudad de NY era el que la película refleja, aunque de forma teatral. Es una historia de amor, odios, prejuicios etc. de aquella época.

Ya entonces hubo críticos duros que hablaron despectivamente de lo que probablemente sea la mejor banda sonora musical de la historia. Un claro ejemplo de lo que estamos hablando.

2.- Objetividad

Todos tenemos nuestros gustos y preferencias. Y eso nos predispone a la subjetividad de manera inapelable. Por lo tanto un esfuerzo por ser objetivos en este tema, aunque difícil, debería ser un elemento básico de la ‘crítica’.

3.- Respeto

Por lo que otros hacen. De su arte, de su inspiración y trabajo. La máxima debería ser; ¿Cómo me gustaría que otros hablaran de mis trabajos?

4.- Modestia y humildad

Ya hemos mencionado que para juzgar a otros con conocimiento de causa se debe reconocer las propias limitaciones de uno en el tema, ¿Somos compositores, directores de orquesta, profesionales de la música? ¿Lo haríamos mejor? ¿Hubiéramos compuesto mejor cierto trabajo? Es muy curioso ver a críticos deportivos, como ejemplo, criticar una alineación o planteamiento. Si lo hubieran hecho ellos, ¿Hubieran ganado el partido, o la competición?

5.- Intereses personales

Este tema toca la fibra sensible de cada uno, el nacionalismo, origen, posición etc.

Y más cuando uno vive de ello, tiene intereses. El corporativismo es otro factor. Lo que lleva a prejuicios.

En este portal defendemos y respetamos a los que entienden y quieren compartir con los aficionados el aprecio y el conocimiento de la música de cine. Pero creemos que tan importante es compartir como la actitud con que se hace. Una predisposición humilde ensalza a quien comparte sus conocimientos musicales, y un talante modesto hace que más personas se aficionen a las bandas sonoras, pues si fuéramos conscientes del trabajo y sacrificio que cuesta hacer un score, un musical o una canción trataríamos con más cariño y cuidado a todos los que se dedican a componer, dirigir o hacer cualquier otro trabajo en el mundo de las bandas sonoras.

Titanic (1997)
James Horner


02.- Las Canciones en la historia de la música de cine

Porqué resulta tan difícil encontrar portales de música de cine que dediquen tiempo y espacio a hablar del papel tan importante que a través de la historia han jugado los musicales y más concretamente las canciones. A darle más importancia a las canciones y a sus protagonistas, y no solo a la música instrumental, lo que todos conocemos como el 'score'.

No hay una respuesta simple. Si, varios motivos.

A pululado en el ambiente de muchos aficionados a las bandas sonoras durante tiempo, incluidos responsables de portales (estos con mayor motivo) que la ‘verdadera’ música de cine era la música instrumental. Las canciones pasaban a una segunda división, o 'categoría regional' (como se diría en el argot futbolístico). Parecía que la relevancia estaba en hablar de ‘Jerry Goldsmith’, o John Williams, y no de los musicales de Andrew Lloyd Webber, Gene Kelly o de July Andrews. Otra cuestión es que la música instrumental, conocida como score, resulta más fácil de identificar y hacer un seguimiento, no así las canciones. Es decir, si somos aficionados a un compositor, como puede ser el caso de John Barry, su discografía es fácilmente identificable, mediante las películas, grabaciones etc. (sin entrar en estilos, tonalidades o sonidos propios del compositor). Cada película tiene su propia banda sonora, su propio traje a medida, como una huella digital exclusiva que identifica a esa película y no hay equivocación. Con las canciones no ocurre esto, pueden repetirse en una y otra película, y ser interpretadas por uno u otro cantante. A lo largo de la historia ha ocurrido que las mismas canciones se han cantado decenas o centenares de veces en el cine y finalmente puede ocurrir que no sepamos la película original de la canción.

Ejemplo de canciones que se han repetido;

S' Wonderful de George Gershwin
Esta canción fue interpretada al menos en dos películas;

En 1957 por Fred Astaire con Audrey Hepburn en la película; Funny Face
S'Wonderful

En 1951 por Gene Kelly que ya la había cantado en la película; An american in Paris.
S'Wonderful

Por otro lado el cine tenía una relevancia muy importante con los musicales, en los años 30, 40 y 50, que llenaban las pantallas de las salas. Las canciones formaban parte intrínseca de muchas grandes películas. Entonces lo normal era escoger un compositor de score, un compositor de canciones y un compositor de las letras de las canciones, y no eran cualesquiera. Los había muy buenos. Ese formato de cine hoy no existe y desde hace mucho se ha optado por ‘insertar’ canciones ‘pegadizas’ que vendan o comercialicen la película, pero que nada tienen que ver con el formato que se daba en las décadas mencionadas anteriormente. Hoy existe un desconocimiento importante de los musicales y canciones de aquella época, en parte porque no es fácil acceder a ella, y por otro lado es un estilo que hoy no suele ‘venderse’.

Por eso es necesario familiarizarse con compositores como;


  • Irving Berlin
  • Cole Porter
  • Harold Arlen


Y tantos otros...

Y cantantes como:


  • Maurice Chevalier
  • Fred Astaire
  • Judy Garland


Y muchos más...

Por último con el paso del tiempo se hace cada vez más difícil distinguir cuales son las canciones originales hechas para el cine, y aquellas que fueron compuestas para ser interpretadas por un grupo o cantante y que luego, más tarde el cine popularizó o añadió a su film.

Por ejemplo el famoso tema Lady Marmalade, canción que ha sido interpretada en varias películas, entre ellas; Moulin Rouge, por Christina Aguilera, es una canción de 1975 del grupo R&B, Labelle que llegó a estar en el número uno de algunas listas musicales.

Existen muchas canciones que no han sido hechas para el cine y sin embargo ya forman parte de la historia del cine, algunas de ellas con arreglos musicales o adaptaciones.

Otro ejemplo es I Say a little prayer, canción interpretada por la cantante Dionne Warwick y compuesta por Burt Bacharach de 1967.

Y lo mismo sucede al revés, canciones populares que conocemos y nos gustan no nos imaginaríamos que son del cine.




Solía ocurrir que algunas canciones que se hicieron inmortales en cierta película ya se habían compuesto antes, como,


  • Singin in the rain - 1929 - Nacio Herb Brown
  • The sound of music - 1959 - Richard Rodgers
  • West side story - 1957 - Leonard Bernstein


Aquella música nos enseña a valorar, entender y amar mejor la música de cine que hoy conocemos. De ahí la importancia de conocer y apreciar toda la música, incluidas las canciones y los musicales. Nos enriqueceremos y comprenderemos mejor la historia de las bandas sonoras.


01.- Cómo se llega a valorar y apreciar la música de cine.

Existen dos grupos de personas. Primero están los profesionales, los creadores, los artistas, los que tienen impregnado en su piel las notas del pentagrama y conocen cada compás, cada ritmo, cada escala, cada sonido, cada instrumento. Rezuman música desde sus partituras hasta melodías, ya sea con sus batutas o componiendo o interpretando o cantando.

Y después estamos el resto de amantes de este arte que solo nos toca que escuchar y escuchar, y leer y leer, y ver y ver, para valorar y apreciar el arte de la música de cine en su más pura esencia. Porque no hay otro camino y es a fuerza de aprender de todos los maestros, los clásicos de siempre, de ayer y de hoy, de los musicales, sus voces, las melodías de siempre, y las más frescas, como uno aprende a educar el oido y hacer grande su horizonte musical.

Cuando decimos que hay que ver, escuchar y leer ¿A qué nos referimos? Ver cine: El cine más clásico, desde las películas míticas a los musicales de los años 30 y 40. El cine de siempre, las grandes producciones, el cine moderno etc. Leer, leer, conocer y saber sobre la música de cine y sus compositores, así como los trabajos que hicieron. Hoy existe mucha información accesible al alcance de todo el mundo, libros, Internet, etc. Escuchar y escuchar. Es lo más importante, es la forma de educar el oido y moldear el corazón. Hay que escuchar a Rózsa, Young, Newman, etc. Pero también a Silvestri, Zimmer, Horner, Williams, Goldsmith. Y hay que escuchar a Fred Astaire, Julie Andrews, etc. Este es es un camino sin final, siempre se aprende, siempre se disfruta, siempre hay hay algo fresco que conocer, que apreciar. Además, puedes compartir con otros y recibir de otros. En definitiva, la música de cine no solo se escucha, se siente y se ama.

Martin Todsharow
Desert Flower (2009)




No hay comentarios: