El director de orquesta

|

Nos preparamos para presenciar un gran concierto de música de cine (u otros géneros). El auditorio está expectante, salen los músicos y poco después el concertino que empieza a 'probar' los instrumentos, para que todos estén al unísono. Y entonces aparece el director de la orquesta y todo el mundo aplaude con júbilo. Comienza el concierto y el director mueve sus manos y hace grandes 'aspavientos'. Su trabajo es la pieza indispensable de la orquesta, el alma, la cabeza y el corazón.

Los directores de orquesta son admirados y respetados, pero la verdad es que no sabemos mucho de su trabajo y preparación. Eso sí, la gran mayoría nos preguntamos: ¿qué hacen exactamente con las manos?

En una orquesta todos los músicos tienen que tocar su parte, pero con idénticos criterios de velocidad, ritmo, volumen sonoro, carácter etc. El director es quien se encarga de "imponer" esos criterios a los músicos, que tienen que seguirle fielmente si se quiere que todas esas personas respondan como una sola.

Su interpretación de la música

Su posición por encima del resto de músicos permite a estos verle a la vez que tocan siguiendo la partitura que tienen delante.

En su mano tiene una batuta con la que marca el 'tempo', el ritmo del compás, y su velocidad. Dependiendo de la obra sube y baja la batuta.

En la otra mano se encarga de señalar las entradas de cada grupo de instrumentos o de solistas. Con todo el cuerpo y principalmente con ambas manos indica la intensidad y el carácter de la obra. Por ejemplo, si abre mucho los brazos quiere decir que les está pidiendo a los intérpretes que toquen más 'forte' o fuerte (esta abertura de sus brazos, sin dejar de mover las manos, puede ser también progresiva) o que toquen más 'piano', más suave. Con la mirada, con los ojos, con la boca... hará también mil gesticulaciones que serán importantes para aunar la interpretación de todos los integrantes y que suene como una única obra.

¿Por qué es tan importante su trabajo?

Un director de orquesta debe estudiar en profundidad toda la obra. Es decir, cada músico se estudia su parte y ya está. Pero él no, él controla en cada momento exactamente lo que están haciendo todos (y les marca lo que deben hacer). Cuando un director de orquesta se enfrenta a una obra por primera vez debe pasarse horas y horas frente a la partitura para analizar todos los detalles y examinar las directrices que quiere marcar. Además debe escuchar esa unidad dentro de su cabeza.

Como han dicho algunos directores; 'exige conocer la estructura de la obra, los secretos ocultos tras las indicaciones, el universo mundo que se abre al otro lado del papel, más allá de los pentagramas. Cuanto más profunda sea esa comprensión, ese conocimiento, y en suma, esa identificación con lo escrito por el compositor, más fácil le será al director hacer que el grupo humano de la orquesta sea seducido por su propuesta. Todas las orquestas pueden tocar rápido, lento, fuerte, suave, fraseando de una manera o de otra en manos del director (y nunca mejor dicho) y ahí está la magia para hacer que músicos que han tocado esa obra cientos de veces, la vuelvan a hacer sonar como si fuera una primera vez'.

Solo tenemos que pensar en alguna banda sonora que hallamos escuchado a una orquesta y más tarde a otra distinta. Aunque la música es la misma ¿No parece tener otro espíritu distinto? ¿Una personalidad diferente? Es el 'sello' personal del director.

El director dirige los ensayos, propone obras e intenta lograr un equlibrio y unidad entre los músicos, una calidad sonora y un buen clima en la orquesta. El director debe persuadir a los músicos. Debe 'convercerlos' del estilo que el desea para la obra, debe 'enamorarlos'. Si enamora a los músicos, enamorará al auditorio.

Director y compositor

En el mundo de las bandas sonoras es frecuente que el director sea el propio compositor de la partitura. Es posible que no sea uno de los 'mejores' directores, pero conoce la obra, es el 'padre de la criatura' y sabe mejor que nadie lo que quiere que los músicos expresen. Será por eso que cuando escuchamos una obra siendo el compositor el director de la orquesta nos 'sabe a gloria'.

No hay comentarios: