Alfred Newman

Estados Unidos (1900 - 1970)

No es sencillo definir un personaje de su dimensión. Trabajó con los mejores compositores de musicales como Irving Berlin o George Gershwin adaptando sus partituras al cine. Es autor de algunas de las bandas sonoras de mayor prestigio y creó una escuela y una forma de ver la música para el cine que han perdurado en el tiempo.

Como era propio entonces, las composiciones se basaban en los instrumentos ‘nobles’ como el piano y especialmente el violín, que iban acompañados de una gran orquesta. Era frecuente que una banda sonora fuera de perfil sinfónico con uno o dos temas dulces y bellos y tono melancólico, romántico o ‘triste’. Pero siempre con mucha elegancia. Además de ser un extraordinario compositor, Newman tenía una gran capacidad para orquestar una obra y por supuesto ser el director musical, incluyendo algunos musicales. 

Con una extraordinaria formación (compositor, orquestador y director musical) tuvo una participación importante en los musicales antes del cine sonoro. Su trayectoria va unida a la historia del cine y las bandas sonoras. Es muy posible que estemos hablando de uno de los compositores y directores musicales más influyentes y respetados de la historia de Hollywood. Sus 44 nominaciones al Oscar y 9 premios de la Academia son récords que difícilmente podrán superarse. 

Alfred-Newman
  • Juventud
  • Inicios en el cine
  • Un músico respetado

Era el primogénito de diez hijos de un vendedor de productos agrícolas. Con 8 años ya era un prodigio con el piano, lo que le permitió hacer un recital en Nueva York. Era un joven emprendedor que comenzó a trabajar en el mundo del vodevil y después Broadway, labrándose tal reputación, que era respetado y admirado por los mejores compositores de la época, como el gran Irving Berlin. 

Siendo todavía muy jovencito, se distribuían folletos en New Haven (la ciudad donde residía) que anunciaban "Maestro Alfred Newman, pianista, abierto a compromisos para conciertos, musicales y entretenimientos". La precocidad musical de Alfred lo llevó a Nueva York, donde, aún en su adolescencia, trabajó como acompañante de Grace La Rue, una estrella de vodevil, y Lina Abarbanell, una popular cantante de ópera ligera. En la década de 1920, muy solicitado en Broadway, conoció a George Gershwin, Irving Berlin, Jerome Kern y Richard Rodgers. 

El debut del sonido en las películas, con ‘The Jazz Singer’ (1927), hizo furor en los musicales, y Alfred llamó la atención de Hollywood que comenzaba su andadura en el séptimo arte. Irving Berlin le pidió a Newman que lo acompañara. Allí fue contratado por el magnate del cine Samuel Goldwyn y United Artists, y se estableció como uno de los dos maestros indiscutibles de la música de la capital del cine (el otro era Max Steiner). 

A medida que avanzaban los años 30, el prestigio de Alfred iba creciendo, lo que le llevó a trabajar con Charlie Chaplin en ‘Tiempos modernos’ y compuso la conmovedora fanfarria del “reflector” que, hasta el día de hoy, abre la mayoría de las películas de 20th Century Fox. Compañía con la que comenzó a trabajar en 1940 como director musical, hasta 1960, supervisando, la que era considerada, la mejor orquesta de estudio de Hollywood. 

Newman pasó más de 30 años componiendo algunas de las bandas sonoras más prestigiosas. Incluso cuando no estaba trabajando en una película en particular, a menudo los jefes de producción de los estudios se le acercaban en busca de consejos cuando la composición de una película tenía problemas. Como director musical asignaba a compositores las bandas sonoras que debían hacer, como fue el caso de ‘Laura’ (1944) a David Raksin y otros como Bernard Herrmann. En 1959, dejó Fox para emprender una carrera como compositor independiente. 

Explicando cómo consiguió su padre alcanzar un prestigio tan importante Thomas Newman dijo; “Mi padre solía decir que estaba ahí, la oportunidad”. “Todo estaba preparado para él. Las películas sonoras estaban comenzando, y aquí estaba Hollywood esperando que vinieran personas de Nueva York que tuvieran la preparación y la capacidad de hacer música con un sentido de contexto dramático".

Alfred era la autoridad. Era un totalitario. Por eso todos los aspectos de la música eran de primera categoría, dijo Goldsmith. Newman le consiguió su primer trabajo cinematográfico, en la película ‘Los valientes andan solos’ (1962) con Kirk Douglas. “Fue mi mentor”, dijo Goldsmith, autor de más de 100 películas. No tenías por qué agradarle. Si tenías talento, te respetaba".

Al inaugurarse la sala renovada en la sede de la 20th Century Fox se le puso el nombre; ‘Newman Scoring Stage’. "La familia Newman es ahora una dinastía", dijo John Williams, quien había sido invitado para la inauguración. “Tienes los Bach de Leipzig y los Strauss de Viena. Y ahora tienes a los Newman de Hollywood". John Williams conoció a Newman en 1956, cuando se unió a la orquesta del director como pianista en ‘Al sur del pacífico’ (1958).  De Newman dijo; "Todo el mundo rendía mucho más cuando era Alfred quien estaba en el atril".

Newman dijo una vez

“Si quiero escribir buena música, no tengo derecho a estar aquí. La buena música pictórica siempre debe estar inspirada en la imagen de la que forma parte y no en el deseo de un compositor de expresarse”.

Reconocimientos

Como compositor

Además de los reconocimientos de la Academia de Hollywood (9 estatuillas y 44 nominaciones) recibió un Grammy por su tema de amor de la banda sonora; ‘Aeropuerto’ (1970). Su último trabajo antes de su muerte (además de otros reconocimientos).

La banda de Alexander (1938)
57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
'Camelot'

1967 - Mejor adaptación musical

57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
'El rey y yo'

1956 - Mejor adaptación musical

57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
‘La colina del adiós'

1955 - Mejor banda sonora original

57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
‘Llámame señora’

1953 - Mejor adaptación musical

57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
'Con una canción en mi corazón'

1952 - Mejor adaptación musical

57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
'Siempre en tus brazos'

1947 - Mejor adaptación musical

57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
'La canción de Bernadette'

1943 - Mejor banda sonora original

57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
‘Tin Pan alley’

1940 - Mejor banda sonora original

57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
‘Alexander’s ragtime band’

1938 - Mejor banda sonora original

  • Una familia de artistas
  • Emil Newman
  • Lionel Newman

Los Newman son una familia tan famosa en Hollywood como los Goldwyns, Warner o Zanucks. Una institución en el mundo de la música, particularmente las bandas sonoras. Entre premios y nominaciones al Óscar la familia ha obtenido hasta la fecha; 12 premios y 91 nominaciones al Óscar de la Academia de Hollywood.

La hija de Alfred, María, por ejemplo, es una violinista y compositora clásica. David y Thomas (hijos de Alfred Newman) son compositores de música de cine. Igual que Randy Newman (sobrino).

Emil y Lionel (hermanos de Alfred Newman) siguieron a Alfred en la música de películas, eran compositores y directores. Mientras que otro hermano, Marc, se convirtió en un agente especializado en la representación de compositores de películas, y otro más, Robert, conocido como Bobby, era un ejecutivo de producción de películas, trabajando para Goldwyn y Howard Hughes, entre otros.

Los hermanos Alfred, Lionel y Emil, jugaron un papel importante en la creación y definición del arte de la composición cinematográfica desde principios de la década de 1930. Hoy en día, mientras muchos lamentan la disminución de la calidad de la música de las películas, siendo que hasta colecciones de canciones pop a menudo reemplazan las partituras orquestales. Emil, mientras tanto, se convirtió en un director de primera categoría, sirviendo como director musical en proyectos difíciles como los musicales con la patinadora artística Sonja Henie. La partitura que escribió para uno de ellos, ‘Tu eres mi marido’ (1941), le valió una nominación al Oscar. 

Lionel, el hermano pequeño de Alfred, continuó con el legado de la banda sonora de Newman. Una vez que llegó a Hollywood, a principios de la década de 1930, Lionel casi siempre trabajaba con Alfred. Recibió su primera nominación al Oscar en 1938, por una canción que Alfred le había encargado que escribiera para la película: ‘El vaquero y la dama’ (1938), de Gary Cooper y la actriz Merle Oberon.

En 1942, Alfred contrató a Lionel como pianista de ensayo en Fox. Durante los siguientes años, Lionel se ganó un prestigio como compositor. Su canción más importante, ‘Again’, que escribió para la película de ‘El parador del camino’ (1948), estuvo en "Hit Parade" durante meses. Pero también se estaba desarrollando como director y, a principios de la década de 1950, era conocido como un gran talento.

Marilyn Monroe siempre insistió en que Lionel dirigiera sus números musicales. Trabajó con ella en varias películas de Fox, incluida la película " Los caballeros las prefieren rubias (1953). También fue director musical de la primera película de Elvis Presley, ‘Ámame tiernamente’ (1956).

Cuando Alfred dejó Fox a finales de 1959 para trabajar como autónomo (escribiendo partituras como ‘La conquista del oeste’ (1962) y ‘La historia más grande jamás contada’ (1965), Lionel se puso en su lugar como director musical. Lionel supervisó la composición de todos los programas de Fox TV y escribió varios temas clásicos, desde ‘Los muchos amores de Dobie Gillis’ (1959) hasta ‘Daniel Boone’ (1964).

Y, como su hermano, Lionel dio una oportunidad a otras personas. Lionel contrató a John Williams para componer el tema de ‘Perdidos en el espacio’ (1965) para la televisión. 

Dirigió muchas de las grandes bandas sonoras de Fox de las décadas de 1960 y 1970, incluidas ‘Cleopatra’ (1963) de Alex North y ‘El Yang-Tsé en llamas’ (1966) de Jerry Goldsmith. Después de la muerte de Alfred en 1970, Lionel fue nombrado formalmente director musical general de Fox. Se retiró brevemente en la década de 1980, pero la Metro-Goldwyn-Mayer y United Artists lo convencieron de que volviera a trabajar como vicepresidente en 1988. Ocupó ese cargo hasta su muerte en 1989.

Newman fue un artista en el sentido más pleno de la palabra. Su versatilidad y sentido musical le llevaron a participar en distintos géneros de las bandas sonoras. Entre ellos el género musical. Su estilo era lo suficientemente adaptable y sofisticado como para dominar cualquier proyecto que se le presentara, desde antiguas epopeyas ‘Sinuhé el egipcio’ (1954), historias religiosas "La canción de Bernadette" (1944), musicales "Feria del estado" (1946), comedias ‘La tentación vive arriba’ (1955). Y las clásicas historias de amor como ‘Cumbres borrascosas’ (1939). Lo que más podemos admirar del compositor fue su expresión franca y descarada de las emociones. En todas sus partituras se muestra con claridad y sin ambigüedades los sentimientos del personaje y la narrativa subyacente de la película. 

Obtuvo un Óscar por su adaptación musical de; ‘Camelot’ (1967), y ‘El rey y yo’ (1956), entre otros, además de otras nominaciones por sus trabajos en musicales.

Según parece Newman era en su corazón más un director que un compositor, por notable que parezca. A menudo había dicho que prefería la dirección al tedio de "sentarse en una habitación, gastar lápices" mientras componía en un aislamiento solitario. Si lo hubiera elegido, fácilmente podría haber alcanzado la grandeza como director en el escenario mundial. 

Por último, adoptó un estilo de dirección llamado Rubato que el compositor David Raksin describe como “una forma de variar el valor temporal de las notas y el acento sobre ellas. El propósito es lograr un alto grado de expresividad”.

Rubato o tempo rubato (del italiano «robado») es un término musical que se utiliza para hacer referencia a la ligera aceleración o desaceleración del tempo de una pieza a discreción del solista o del director de orquesta con una finalidad expresiva, (Wikipedia). 

Se acuñó una expresión a la forma de componer; 'las cadenas de Newman'. Era un maestro de los instrumentos de cuerdas. A lo largo de su carrera, partitura tras partitura, siempre se podía contar con una excelente y apasionada composición para cuerdas. Solo hay que escuchar sus obras más emblemáticas para percatarse de ello. 

Un hombre con gran personalidad

En aquellos días, antes de tener toda la tecnología actual, la visión de la música de una película era algo majestuoso para la vista: Newman en el atril, agitando los brazos, ojos enfocados en una pantalla gigante frente a él, mirando la proyección de una obra de la última película de Fox, ya fuese ‘Eva al desnudo’ (1950), ‘La túnica sagrada’ (1953) u otras, mientras una orquesta de 85 músicos lo interpretaba, siguiendo sus indicaciones. (Newman y su orquesta hacen una pequeña aparición en la pantalla al comienzo de la confección CinemaScope de Fox en la película; ‘Cómo casarse con un millonario’ (1953), interpretando la obertura con un traje formal de concierto).

Aunque era un hombre muy bajito, tenía una figura autoritaria, ‘una presencia que inspiraba reverencia a su alrededor’, dijo su sobrino Randy. Conocido en la industria como «Pappy», Alfred Newman, en su calidad de director musical de Twentieth Century Fox, marcó y dirigió la música de más de 200 películas, entre ellas algunas ganadoras del Óscar de la Academia de Hollywood. 

Exacto e incansable, Newman podría ser un terror en el atril. Donde otros directores podían ensayar durante 15 minutos, Newman tenía el hábito de tomarse toda la tarde. Pero los músicos lo amaban por tomarse su trabajo en serio. Si un director de cine se entrometía, por ejemplo, Alfred lo expulsaría del escenario de sonido (incluso echó a Charlie Chaplin de una sesión de grabación).

Si bien muchos de los primeros compositores de películas escribieron música que seguía meticulosamente la acción de una película, Alfred desarrolló un estilo que subrayaba el estado de ánimo más que los detalles de una escena determinada. A veces, creaba un leitmotiv para personajes particulares. En parte por esa razón, sus partituras sonaban como algo más que un simple acompañamiento musical. Eran interpretaciones.

Newman, al igual que sus contemporáneos Steiner y Korngold, creía en el melodrama, una expresión de emoción descarada y efusiva. Su partitura pretendía generar un ‘estado de ánimo’. Creía en proporcionar un alto grado de expresión, lo que en ocasiones le valió críticas por su composición ‘dramática’. 

Una vez alguien dijo; “El legado de Alfred Newman y su influencia en el lenguaje de la música para el cine es prácticamente inigualable por nadie en la historia de Hollywood. Como profesional, era duro, pero justo. Como mentor de su equipo, fue reverenciado. Las orquestas bajo su batuta se deleitaron con sus habilidades como director. La música que él mismo compuso, a menudo bajo extrema presión emocional, se encuentra entre las más hermosas jamás escritas. […] No era grande en estatura física, era un gigante de carácter, un titán en el mundo que amaba y dominaba. Era una verdadera fuerza musical, y una que no puede ser reemplazada en ningún sentido «.

All-About-Eve.jpg

'Eva al desnudo'

1950

Love-is-a-Many-Splendored-Thing.jpg

'La colina del adiós'

1955

Anastasia1956.jpg

'Anastasia'

1956

The-King-and-I.jpg

'El rey y yo'

1956

The-Diary-of-Anne-Frank.jpg

'El diario de Ana Frank'

1959

Camelot-1967.jpg

'Camelot'

1967

Una suite de los temas más relevantes del compositor

La conquista del oeste

Banda sonora que contiene más de dos horas de música. Por un lado, la parte instrumental y orquestal de Alfred Newman (incluido el espectacular tema principal), aderezado con algunas melodías tradicionales (como el característico folk americano). Y por otro lado las canciones cantadas por Debbie Reynolds. 

Una partitura majestuosa que contó con la participación, además de Newman, de los grandes orquestadores Robert Emmett Dolan y Jack Hayes. Y los letristas Sammy Cahn y Johnny Mercer, entre otros. Y como no podía ser de otra manera Alfred Newman como director musical.

Recomendaciones

Año Banda sonora
1970 ‘Aeropuerto’
1966 ‘Nevada Smith’
1965 ‘La historia más grande jamás contada’
1962 ‘La conquista del Oeste’
1959 ‘El diario de Ana Frank’
1956 ‘El rey y yo’
1956 ‘Anastasia’
1955 'La colina del adiós'
1954 ‘Sinuhé el egipcio’
1953 ‘La túnica sagrada’
1951 ‘David y Bathsheba’
1950 ‘Eva al desnudo’
1949 ‘El demonio del mar’
1943 ‘My Friend Flicka’
1941 ‘¡Que verde era mi valle!’
1940 ‘La máscara del zorro’
1939 ‘Cumbres borrascosas’
1937 ‘El prisionero de Zenda’

Una dinastía musical

Una familia de músicos

Alfred Newman.

  • Compositor y director musical.

Lionel Newman (hermano).

  • Director musical, compositor y músico.

Emil Newman (hermano).

  • Director musical.

Thomas Newman (hijo).

  • Compositor y orquestador.

David Newman (hijo).

  • Compositor y director.

María Newman

  • Violinista de música clásica

Randy Newman (sobrino e hijo de Lionel Newman)

  • Compositor, músico y cantante.
Alfred Newman
Emil Newman
David Newman
María Newman
Lionel-Newman.jpg
Lionel Newman
Randy Newman
Thomas Newman