Harry Gregson-Williams

Reino Unido (1961)

Con 7 años obtuvo una beca de música en el ‘St. John’s College de Cambridge’. Después recibiría formación musical en el ‘Guildhall School of Music and Drama’ de Londres (lugar donde más tarde sería un profesor). Desde que, a final de los noventa comenzara su fulgurante carrera como compositor ha mantenido una especial relación con su hermano Rupert Gregson-Williams y Hans Zimmer con quienes ha colaborado en diversos trabajos para el cine.

Su primer reconocimiento importante vendría con la música de ‘Enemigo público’ (1998), obra que contó con la colaboración de Trevor Rabin. También es el autor de la partitura para la famosa saga de animación ‘Shrek’ (2001, 2004, 2007, 2010). ‘El fuego de la venganza’ (2004), ‘El reino de los cielos’ (2005), ‘Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario’ (2005) o ‘La leyenda de Tarzán’ (2016).

‘Spy game’ (2001) es una muestra de su excelente contribución al cine. La música es inquietante, pero a la vez emotiva, capaz de mezclar sonidos electrónicos con una hermosa orquestación y un coro donde predomina una bella voz femenina. Así se pone de manifiesto en la pista 18 que lleva el tema ‘Operation Dinner Out’.

Spy Game (Juego de espías)

‘Spy Game’ (2011)

El compositor realizó una extraordinaria banda sonora que nos puso en la piel de la trama tan bien realizada y con magníficos actores. 

Desde el principio hasta el final es una melodía rica en matices y colores que le da fuerza a la película en los momentos más importantes. Y por otro lado es capaz de hacernos sentir las vivencias de los personajes.

Desde luego nos parece una magnífica composición de Gregson-Williams. Una de sus más relevantes hasta la fecha y un botón de muestra del estilo en el que se desenvuelve más a gusto.