Miklós Rózsa

Hungría (1907 - 1995)

Entre los diez más relevantes de la historia. Autor, posiblemente de la banda sonora más grandiosa para el cine; ‘Ben-Hur’ (1959). Su formación se manifiesta en todas sus composiciones llenas de fuerza y romanticismo utilizando una gran instrumentación. Tuvo la virtud de conjugar el estilo de los clásicos de principios de siglo con una personalidad creativa, melódica, y llena de sensibilidad. De formación clásica comenzó de niño a interpretar a Mozart y otros. Combinaba su carrera como autor y director de música clásica con el cine. Su música es inigualable. Sencillamente espectacular. Conocer su obra es familiarizarse con la historia de las bandas sonoras por excelencia.

Hijo de un industrial, comenzó a tocar el violín a los cinco años, y luego estudió viola y piano. Debutó en público a los siete años. En 1925, se matriculó en la Universidad de Leipzig como estudiante de química, para satisfacer los deseos de su padre, pero cambió a la música después de su primer año. Durante sus años de licenciatura, Rózsa escribió su primera composición, el Trío-Serenata para cuerdas, y lo siguió con el Quinteto de piano en fa menor, la Rapsodia para violonchelo y orquesta, y sus Variaciones sobre una canción campesina húngara. 

Tras su graduación en 1929, Rózsa trabajó como asistente de Grabner en Leipzig, antes de mudarse a París en 1931. Su Serenata recibió una representación en Budapest bajo la dirección de Ernest von Dohnanyi, donde fue escuchada por Richard Strauss, quien animó fuertemente al joven compositor a seguir escribiendo música. Su gran avance tuvo lugar en 1934, con el estreno de su Tema, variaciones y final, que rápidamente se incorporó al repertorio de directores de renombre como Charles Munch, Karl Bohm y, más tarde, Leonard Bernstein.

Miklos-Rozsa-1.jpg
  • Comienzo en el cine
  • London films
  • Paramont Pictures

Rózsa descubrió la música de cine a mediados de los años 30, cuando se enteró de que su amigo, el compositor Arthur Honneger, había escrito la partitura para una película. En 1937, fue invitado a escribir su primera partitura para el cine; ‘La condesa descalza’, protagonizada por Marlene Dietrich y Robert Donat, que se convirtió en un éxito internacional. 

Poco después, se le pidió que se uniera al personal de la compañía de producción; London Films, fundada por su compañero húngaro Alexander Korda. Durante los siguientes tres años, escribió la música para películas que son todo un clásico en la historia del cine como; ‘Las cuatro plumas’ y ‘El ladrón de Bagdad’. Cuando el productor Alexander Korda se vio obligado a trasladar la producción de esta última película de Londres a Hollywood en 1940, Rózsa estaba entre los miembros del personal de London Films que hicieron el viaje.

En la meca del cine, Rózsa se abrió camino como compositor independiente durante varios años, principalmente como empleado de Paramount Pictures en las películas de Billy Wilder; ‘Cinco tumbas al Cairo (1943), ‘Perdición (1944), ‘Días sin huella’ (1945) o con Alfred Hitchcock; ‘Recuerda’ (1945) Esta sería premiada con el Óscar a la mejor banda sonora. Sin duda una de sus grandes composiciones. 

Tras ganar los Oscar por ‘Recuerda’ (1945) y ‘Doble vida’ (1947), Rózsa se unió al staff de Metro-Goldwyn-Mayer, donde trabajó durante los siguientes 15 años, haciendo la música de películas tan extraordinarias como ‘Ben-Hur’ (1959). Partitura con la que ganó su tercer Oscar. Durante este período, no abandonó su música de concierto, escribiendo partituras importantes de su carrera. El contrato de Rózsa con el estudio le permitía en sus veranos componer y tener total autonomía para sus conciertos.

Entre las décadas de los 50 y 80 escribió partituras clásicas para los mejores músicos como el violinista Jascha Heifetz, el violonchelista Gregor Piatigorsky, el pianista Leonard Pennario y un concierto para violonchelo escrito para Janos Starker, entre otros. También interpretaría el mismo algunos trabajos importantes. Y así fue como a lo largo de su carrera buscó siempre un equilibrio entre el cine y los conciertos. Incluso escribió la partitura de ‘La vida privada de Sherlock Holmes (1970) de su viejo amigo Billy Wilder. En ella se le puede ver, dirigiendo su propio Concierto para violín.

A pesar de la edad avanzada y un derrame cerebral debilitante, Rózsa mantuvo un interés activo en toda su música hasta el fin de su vida. Su legado ha quedado como un vívido recuerdo de un hombre que expresó sus emociones a través de la música convirtiéndose en una leyenda.

Anécdota

La primera vez que le encargaron hacer una banda sonora apenas había visto cine. No tenía ni idea de cómo hacer la partitura, así que tuvo que ‘ponerse’ al día para crear la música de ‘La Condesa Alexandra’ (1937). Recorrió las librerías para familiarizarse con el ‘Séptimo arte’ y a fe que lo consiguió logrando un éxito rotundo.

Reconocimientos

Como compositor

Aunque la grandeza de un artista no se mide por los premios o reconocimientos, Rózsa siempre fue valorado entre los más importantes de la música. 

  • Óscar de la Academia de Hollywood (3 premios y 14 nominaciones)
  • Academy of Science Fiction, Fantasy & Horror Films (2 premios)
  • Ascap (1 premio)
  • César (1 premio)
  • Ifmca (1 premio)
57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
Ben-Hur

1959 Mejor banda sonora original

57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
Doble vida

1947 Mejor banda sonora original

57-577999_fteyellow-oscars-yellow-award-freetoedit-academy-awards.png
Recuerda

1945 Mejor banda sonora original

Recuerda

1945

Hotel Internacional

1963

Una suite de los temas más relevantes del compositor
Ben-Hur-1959-1.jpg

Ben-Hur

No es difícil escoger de su repertorio su banda sonora por excelencia. Es una partitura ‘excepcional’ en todos los aspectos. ‘Ben-Hur’ desborda ternura, tristeza, dolor en algunas escenas y en otras una profunda energía y solemnidad. Nunca una banda sonora ha realzado de forma tan sublime la historia de la película.

Una obra de este nivel (musicalmente hablando), rara vez se ha logrado, algo tan épico, tan memorable, tan inmortal. La partitura es demasiado grandiosa e importante para añadir algo que no se haya dicho.

Rózsa trabajó durante un año con la partitura para una orquesta de cien músicos, además de los coros. El tema principal, la ‘Obertura’ concentra en poco más de seis minutos todo lo bueno de la edad de oro de la música de cine, todo lo que es realmente genial. No importa cuántos años pasen, seguirá siendo uno de los mejores momentos de la historia de la música. La melodía, la orquesta y el sonido épico son majestuosos. Una melodía impecable que nunca envejecerá. 

Aunque hayamos escuchado toda la obra muchas veces siempre podemos descubrir nuevos matices, tonalidades, instrumentos. Me resulta fascinante escuchar cada uno de los temas. Un regalo para alimentar el espíritu y el alma.

Recomendaciones

Miklós Rózsa con André Previn y John Williams
Año Banda sonora
1978 ‘Fedora’
1977 ‘Providence’
1968 ‘Boinas verdes’
1963 ‘Hotel Internacional
1962 ‘Sodoma y Gomorra’
1961 ‘Rey de reyes’
1961 ‘El cid’
1959 ‘Ben-Hur’
1956 ‘El loco del pelo rojo’
1953 ‘Tres amores’
1953 ‘Julio César’
1953 ‘Todos los hermanos eran valientes’
1953 ‘Los caballeros del rey Arturo’
1952 ‘Ivanhoe’
1951 ‘Quo vadis’
1949 ‘Madame Bovary’
1949 ‘La costilla de Adán’
1947 ‘Doble vida’
1945 ‘Recuerda’
1942 ‘El libro de la selva’
1940 ‘El ladrón de Bagdad’
1939 ‘Las cuatro plumas’